Indemnizacion esguince cervical. Sintomatología.

La sintomatología frecuente tras sufrir un esguince cervical como consecuencia de un accidente de tráfico son los mareos siendo uno de los peores síntomas que el lesionado en accidente de circulación puede sufrir al ser dificilmente combatible y peligroso en la vida rutinaria si se deambula o trabaja. Por el contrario, otros síntomas como los dolores a nivel cervical pueden ser tratados mediante medicación.

Dependiendo de la intensidad de los mareos pueden provocar el impedimento de una persona que debería ser tratado no solo por medicación sino además por un tratamiento rehabilitador antes de iniciar el lesionado cualquier actividad profesional o rutinaria hasta su completa recuperación o estabilización de las lesiones.

Aunque los vértigos y mareos suelen desaparecer mayoritariamente por sí solos tras el accidente, le derivamos a un especialista médico para que prescriba el tratamiento de rehabilitación adecuado para la curación de las lesiones.

Obtenemos importantes indemnizaciones por esguince cervical.

 

Indemnizacion trafico e IRPF

Las cuantías indemnizatorias derivadas accidente de tráfico obtenida a su favor tienen la naturaleza juíridica que establece el artículo 7 D) de la Ley 35/2006, de la Ley del IRPF de «indemnizacion por responsabilidad civil por daños personales, comprendiendo tanto los daños físicos, como los morales o psíquicos» y según la Ley estan exenta de tributo. Por lo tanto en virtud del articulado anterior del IRPF, las cantitades indemnizatorias a la que se refiere estarán exentas como consecuencia de responsabilidad civil por daños personales, en la cuantía legal o judicialmente reconocida.

No obstante lo anterior, al objeto de analizar adecuadamnete la tributación en el Impuesto (IRPF) debemos diferenciar la indemnización propiamente dicha de los intereses de demora, que frecuentemente, acompañan a la misma si la reclamación se inicia por la vía judicial. En este sentido a direferencia de la exención de la indemnizacion, la misma no alcanza a los intereses por mora, que obliga el Magistrado en Sentencia Judicial al pago por parte de las entidades aseguradoras. Estos intereses de demora en virtud de lo preceptuado en el art. 20 de la Ley de Contrato de Seguro (LCS), se abonan por el retraso del aseguradora en el cumplimiento de su obligacion de abonar el principal (indemnización) y no de daños personales producidos por el accidente en sí siendo el motivo por el que los intereses por mora no están exentos de tributación.

En definitiva, la cuantía indemnizatoria por daño personal causado por un accidente de tráfico percibida de la entidad aseguradora estará exenta en el IRPF,mientras que los intereses de demora por retraso en el pago del principal tributarán como ganancias patrimoniales.